Google+ Followers

jueves, 30 de abril de 2015

Fuerte, fuerte, fuerte. Con determinación y paciencia.



Cuento tonto para niños rebeldes, que no lo son.


Había una vez, dos niños muy buenos y confundidos,  que no entendían qué diablos pasaba en su
pequeño mundo.
Había  una vieja malvada con sonrisa dulce, y mirada triste que los engañaba.
Y que poco a poco, los metía en una cueva de soledad.
Llenita de arañas y serpientes maliciosas.
Esos niños, tenían mucho miedo, porque nadie les cuidaban como ellos esperaban.
Las serpientes les querían picar. Y las arañas les aterrorizaban.

Pero ellos, tenían que esperar porque su mamá había ido a aprender a pescar. No lo entendían. Pero lo
hacían. Aunque esperar les desesperaba. A veces. Siempre.
Cuando las serpientes siseaban su sonido maligno por debajo de sus piernecitas, se apoyaban el uno
en el otro para saltar, e ir zigzagueando los dientes afilados de la maldad, en su estado puro.
 Qué miedo , ¿ verdad?.


Mientras,  su Mamá, seguía luchando contra la tempestad de un mar embravecido que la quería hacer
naufragar. A muchas islas desiertas tuvo que llegar, para reparar su maltrecha barquita de dolor y
soledad.
Contra el mar. Siempre contra el mar.

Todas las noches, bajo la alfombra estrellada de cometas de sueños, imposibles de realizar, o no, ¿quién sabe?,  recordaba cómo acunaba a sus pequeños con todo el amor de su amor.
Y se recordaba a si misma, que no volvería a dejarse vapulear.  Aun las olas más grandes, no la harían naufragar. Porque sólo se tenía a si misma y a su voluntad. Las olas mejorarían, el tiempo las calmaría.  Estaba segura de ello. Pero cómo dolían esos momentitos de soledad.
Necesitaba contárselo a sus pequeños heridos por la misma enfermedad.
 Era la única manera de protegerse y protegerles.
 Así que,  todas las noches, cogía con determinación y empeño, su  cuaderno de bitácora y,  con las brasas de la humilde hoguera, les escribía canciones de paz y tranquilidad.
Les sonaba sus moquitos del alma, tan difíciles de sacar. Pero ella sabía que, poco a poco y con muchos pañuelos, lo conseguiría. Esa determinación, llenaba sus días.
Aunque había veces , por las noches, que el oscuro, asqueroso y pegajoso chapapote, se adhería a su piel.

Como era una mamá lista, aprendió a quitarse esas manchas de fuel opacas y persistentes. Aunque, a veces,  perdía demasiado tiempo  y, ello, la retrasaba su camino de vuelta al hogar. Pero ella lo hacía con paciencia y alegría. Todo era su voluntad. Todo.

Pues bien, cuando se quedó sin hojas para escribir, pensó que ya era hora de regresar, ya había aprendido a pescar, y  no podía aprender más. Entonces, cogió todas las cartas del corazón escritas, las metió en una botella verde y estanca, y la arrojó al mar. Anunciando su regreso. Con tanta esperanza, con tanta felicidad...

Un día, los niños,  que como todos los días,  habían ido a la playa a lanzar su beso a la inmensidad , les cegó un reflejo como un espejo en medio del mar. El más intrépido de los dos, nadó hacia el reflejo, siguiendo un sonido disperso en el corazón.

Cuando abrió la botella, y leyó las letras que tan bien conocía, una sonrisa eterna en los labios se le curvó, porque su mamá estaba de regreso.
¡ Qué alegría , qué ilusión¡.
Volvían los cuentos, los abrazos, los ratitos de mamá. Qué felicidad.
 Su mamá  volvía por el mar sereno, navegando fuerte por el mundo, sin que nunca,  nada, ni  nadie  la hiciera naufragar, jamás.

Y así, abrazaditos, se sentaron a esperar.




miércoles, 29 de abril de 2015

Huye de la opacidad de la vida...



Todo a su tiempo.
Todo a su son.
Pero no te quedes dentro de tu corazón.
Comparte luz, comparte vida.
Comparte.

Que no se apague la luz.Tu luz. Tu Brillo. Tu matiz.
Hay mucha gente con luz.
Mucha. Búscala. Encuéntrala. Y sé feliz.

Con pequeñas cosas que nos regala la vida.
Flores, colores, olores. Gimnasios de vida.

No lo digo yo, os lo decís vosotros mismos cada mañana,
frente al espejo.

Por qué tengo de todo, y no soy feliz.
Porque estáis encerrados en conchas bonitas y opacas,
que os ciegan la luz de la vida.

Queremos más , más cosas. Pero no , no nos hacen feliz.
Sólo dependemos de ello. Nómadas errantes. ¿ De qué?.
No es pan, no es alimento, son plásticos, son elementos.

Porque hay demasiados estímulos. Porque vendes tu vida.

Es una guerra de Egos piripis y ébrios.
Que nos equivocan. Nos engullen en cada compra.
Compramos lo que podemos tener gratis. Nos vendemos
baratos, muy baratos.

Nuestro tiempo vale más, mucho más.
Y no quiero decir que dejemos de comprar, no soy una ilusa.
La economía es la economía.
Pero no permitas que te engulla.

Son todo estadísticas. Reflexionadlo, por favor, perded un minuto de
vuestro hermoso tiempo.
Comprar un coche, cambiarlo a los cinco años, porque es lo que nos
venden las revistas de coches, qué ironía  que sean ellos los que paguen a los fabricantes,
¿verdad?. Y por favor, no dejéis de comprarlas, soñar es gratis.

Pero qué sucede con ese tallercito de nuestro barrio, que guerrea para seguir abierto.
Tiene que competir con lo "incompetible".
Todos pagan sus impuestos. Y los impuestos
se pagan con nuestros respetos.

Por qué no arreglar lo que tiene solución, e irte, por ejemplo, ¡¡¡de viaje¡¡¡.
"Capitalizarte", no "descapitalizarte".
O, tener tiempo por tener tiempo, para hacer fotos con tu cámara del alma. Para tus recuerdos bonitos.
O, irte a perder un poquito , un poquito de tiempo a hacer compañía a una persona
sola. Desamparada, triste, cansada... A compartir , la vida.

Preciosas tardes de sillas de enea y pipas.

La humanidad, ¿dónde queda?.
En aquellos locos ilusos, extravagantes,
 que todavía creen que una sonrisa
no tiene precio. Que una ayuda desinteresada , no tiene peso.
Que ser amable, por ser, no tiene ejemplo. Por eso evolucionamos en el tiempo.

Creo y muy sinceramente, que estamos desevolucionando.

Nos hemos perdido.
Somos hormigas estúpidas que se están cargando el medio, en el que vivimos, ¡todos¡,
por cuatro zánganos, que anidan en nuestro tiempo de vida.

Por favor, reflexionad, que no lo hagan los demás.

Es vuestra la responsabillidad.
Y, hay luz. Sólo tenéis que salir y buscarla.
Y cuando la encontréis, por favor, no la apaguéis.
Jamás. Tu interruptor es tuyo. Que nunca, nadie , ni nada,
apague el  interruptor de tu vida.

Click. Ahí está la luz.

martes, 28 de abril de 2015

Cando sabemos quiénes somos y por qué estamos aquí...



Entonces las dudas dejan ya de existir.
Porque somos sensaciones, somos pensamientos, ilusiones.
Que nadie marque tus momentos.
Ni tu ego, ni tus pensamientos, ni tú mismo.

Somos tiempo en el espacio,
y el espacio es nuestro tiempo.
No permitas que te engulla ningún recuerdo.
Aprende. Y vive.

Tu espacio vital, es vital para sobrevivir.
Sólo los evolucionados llegarán a la vida.
A la de verdad. A la que cuenta. La que se siente y se aprecia.

Y entonces, es cuando harás que la vida de los demás sea más llevadera.
Más fácil. Como una cadenita de plata que tira de ti y que no permites que se
destense. Porque  tiene que ser así. Así es. No hay más.
Por mucho que disfracemos, que coloreemos, que perfumemos.

Y es tan bonito, que sea así.
La música,
El aroma,
Los colores,
Vendrán después.

Y serán naturales, no habrá que disfrazar. Es tan sencillo. Tan sencillo.
Que cuesta creer. Lo complejos que somos para lo que de verdad es.
Imagino que cuando te superan tantas cosas , no te queda otra  más que aprender.

Aprender para mostrar.
Aprender para  sobrevivir,.
 para vivir tu tiempo.
A marcar tu paso.
A guerrear tus guerras, con estrategias sencillas,
que son las que tú ensillas.
Galopando despacio, disfrutando de la vida.
Reflexiva.

Pero fuerte, decidida.
Como guerreros pasados.
Un, dos, un dos. Tus piernas son las siguen tu son.


Expresa lo que sientes, pero no inundas espacios que no te pertenecen.
No son tuyos. Sólo compartes. Momentos, sensaciones, ilusiones...
Eres tú quién decide por ti. Nunca más la pereza anidará en tu cabeza.
Lo harás tú, porque es tu destino. Tu vida. Tu tiempo.

Qué bien sienta ser feliz.
Aún cuando se agujeree tu ropa por los lavados eternos.
Qué bien te sienta cambiar tu lid.

domingo, 26 de abril de 2015

Cómo limpiar el alma de los niños heridos...


Querido Mundo,

En este día meditativo de lluvia, que limpia y purifica.
Pequeñas gotas insistentes caen sobre mí, como caen las palabras sobre los
Poemas caídos en  paraguas abiertos.
Me estaba preguntando, porque no puedo dejar de hacerlo,
 cómo podemos limpiar las pupas internas de nuestros niños.
Las pupas que los adultos infligimos con nuestros egoísmos conscientes,
a nuestros indefensos  pequeños poetas, sin mancha ni culpa de la selva dónde han nacido.


Da igual quién inflija la pena, ellos no son los culpables.
Cuando su lluvia de sal, cae sobre mis hombros caídos, y no puedes explicarles nada, más que secar y secar y secar. Cuando les miras a los ojos, y ves que sus ojitos tiernos te suplican palabras que no puedes ni sabes dar. Te invade una hambruna de furia, de ansia,  de rabia. Una hambruna que te haría matar por no tener que secar esas lágrimas.
Pero hay que despertar, y despejarse, y plantarte firme ante la vida, fuerte, valiente, como leona que eres hacia tus crías. Y buscar alimento. Más vivo, más muerto, pero alimento.
Da igual de quién sea la culpa, tus hijos tienen que crecer sanos y fuertes. Y tú eres su sustento.

Ellos son reflejo de tu miedo, pero se hacen los valientes, e intentan con sus escasos medios, hacer lo que toca.
Crecer antes de tiempo. Y no pedir. Y aprender  el esfuerzo de cada tontería que otro niño tiraría sin apenas haberlo abierto, son para ellos como rayos de luna. Claro, que no deja de ser una lección de vida. Animales somos. Y sólo los fuertes sobreviven. Y eso sí que lo son,  fuertes, dignos, valientes, creativos. Maravillosos niños míos.

Y cuando la pena y la desesperanza alcanza sus cuotas máximas, entonces te rodean sin avisar y con sus mejores sonrisas te abrazan y te devuelven la confianza y la fuerza necesaria para seguir, cazando, buscando. Encuentras, vaya que si encuentras. No hay otro camino. Y aunque suene duro, aprecias lo más importante de la vida, su futuro. Entonces, respiras, apartas tu ira, no consumes más energías, y te pones en pie. Resuelta, decidida. Eres fuerte y podrás, te dices a tí misma. Pero tendrás que hacerlo bien. Sin equivocarte, no puedes permitírtelo. No debes.

Y lo mejor de todo, porque siempre hay escapatorias para los desesperados, es que creces con ellos. Creces en promesas que cumplirás siempre. Y consigues centrarte. Tu egocentrismo vuela, porque le echas, le soplas. No es el momento de conversar, es el momento de actuar. Y ellos aprenden a ser corteses con los demás , empáticos, solidarios, cuidadosos con su material, simplemente porque no hay más. Valorar el esfuerzo de lo material, y lo bonito de los demás.

Ahora, dejo de pensar, consume mis energías, y no, no me lo puedo permitir, tengo que estar fresca y decidida para mañana continuar. Aunque mis esperanzas están abiertas y sé que lo conseguiré. Porque soy fuerte, valiente, decidida, con proyección, objetivos y metas. Y sacar a tus hijos a la vida es una meta poderosa y vital.

Siempre fuerte, siempre animosa, siempre en actitud, vuestra amiga.

Bárbara.

PD: Fuerza con fuerza más fuerza, igual a súper fuerza. Invencibles. Ánimo, sólo eso, mañana será otro día. Respirad y descansad. Que la mordida oscura del túnel no os haga caer. Porque sé que podréis, sé que podremos. Ánimo con la vida. Ánimo.

sábado, 25 de abril de 2015

De vuelta a la vida


Buenos días Mundo,

Vuelvo a la vida, para quedarme, para saborear cada minuto que la vida me regala, con todo su esplendor.
Hoy es primavera.
El color verde, de esperanza y gratitud está en mis sentidos. 
El verde de las hojas pegadas a los árboles, bailan mecidas por el viento de la vida.
Tan contentas, tan sencillas. Sólo se dejan llevar por el bolero. El bolero de la vida.
Siguen el ritmo. A veces inquietas, a veces quietas. Pero nunca estáticas.
Fiesta de hojas y esperanza, me apunto.
El viento las acuna, las balancea suave, para que bailen su tiempo.
Y cuando los mirlos se posan, ellas se dejan anidar. Curiosas por lo que verán.
Nidos. Creación de vida. Nacimientos. Ventanas abiertas. Curiosidad natural. Píos de necesidad. De protección. Vuelos de libertad.

No hace falta emigrar, nacieron aquí, y aquí se quedarán. Sencillez. Simpleza.

Pero allí, hay otro mundo, más de gaviota.
 Salvaje, inexplorado.
Para los nómadas errantes de sentimientos. 
El mar, con su embravecido saber estar. Te espera.
Con toda su fuerza que acaba en espuma. Besa tus pies al caminar.
Y tus pies, agradecidos, le cuidan, le miman. Le besan. Le acarician. 

Es un reencuentro. Es una nueva vida. 
Es la paz. Es la calma. Es la oportunidad.
Y las gaviotas hermosas e independientes, te acompañan. Te vuelan.
Y el Sol, pletórico , se refleja en sus fuentes de plata. Quizá tenga una cita con la luna...

Y el velero solitario sigue su camino hacía el horizonte lejano. Surcando las olas por surcar.
Besando con su quilla a otros seres humanos.
Y, aunque a veces, siento y lamento que no sean mis labios, lo acepto y sigo.
Yo estoy en la playa, Tú estás en el océano.
Quién sabe si una tormenta te atraerá de nuevo a la orilla.
Yo te seguiré esperando. Tranquila. Hermosa. Plena. 
Con mis brazos abrazados a mí. Y mi sonrisa eterna en los labios.
Mi sonrisa por tí. ¿ Qué más puedo pedir?. No quiero pedir nada. Sólo ansío.

Con esperanza, siempre esperanza.

Bárbara.

PD: No naufragues por favor, por nada, por nadie. Nunca. Sigue tu camino.





domingo, 19 de abril de 2015

La nana que nunca pude escribir.



Querido mundo,

Hoy, por fin escribiré mi nana y, la cantaré,  a mis pequeños revoltosos.
 Pequeñas esencias de mi ser.
A mis niños, preciosos y añorados pequeños míos.

Esperaban las horas por vosotros.
Esperaba mi mundo y mi reloj.
Esperaba , pero os retrasabais, no queríais venir.
Mis pequeños.
Mis amores,
mis almas descuidadas.
Cómo algo tan pequeñito puede ser tan importante.
Cómo protegeros si no es entregando mi propia vida.
No os preocupéis mis amores, todo volverá a estar bien.
Volveremos a nuestras rutinas, a nuestros pequeños espacios de abrazos, besos , cariño. Protección.

Recuerdo nuestros juegos, nuestros momentos , cada segundos de mi tiempo. Aún cuando estoy en mi concha.
Nuestras historias rimadas en versos y en prosas.
Cada noches diferentes, cada noches especiales.
Cada noche. Cómo echo  de menos cada noche...

Cada vez falta menos para ese momento.
Mamá sigue y sigue, buscando soluciones.
Vosotros , pequeñas almas cándidas , no debéis preocuparos , para eso estoy yo en el mundo.
Para calmaros, para cuidaros, para explicaros lo inexpicable. Lo que ni siquiera yo entiendo.
Pero ya estoy buscando la vida que os merecéis. La que se merece cualquier niño.
Pronto volveremos a nuestras risas, a nuestros abrazos eternos. A Nuestros "momentitos de mamá".

Y la sorpresa es, que habrá playa, habrá mar, habrá vida.
Porque vosotros sois de agua, como yo. Nos alejamos del fuego. Nunca más nos quemaremos. Jamás.
Ni por el sol. Ni por nada. Ni por nadie .
Ahora viene lo divertido de la vida y , va a ser genial. Porque sois geniales, especiales, maravillosos. Luchadores, valientes, sinceros, a pesar de todo. Creativos, tan creativos. Tú tocarás el piano. Tú irás a que te ayuden a plasmar tus mágicos colores en lienzos de ilusiones, tus ilusiones.

Y no permitiré nunca más que nadie nos aleje, jamás . Es una promesa del corazón y sabéis que no se pueden incumplir. Dejaríais de ser , y eso no puede ser. ¿ vale?.
Cuando seáis mayores, entonces, os explicaré lo que hoy me preguntáis. Pero, tenéis que tener paciencia y hacer caso a mamá, que sabéis que os quiere tanto y que jamás permitirá   que os pase nada malo. A pesar de lo que os digan.
Ahora toca sonarse los mosquitos del alma para que se vayan, para que os dejen de infectar. Nunca más. Os lo prometo y, mamá nunca miente.
Ahora empieza lo bonito de la vida. Vais a ser tan felices en vuestra nueva vida. De eso me encargo yo. Vosotros sólo tendréis que obedecer y dejaros guiar por mamá.
Qué aventuras, chicos, qué aventuras. Preparaos que vais a ser  incapaces de pillarme en este nuevo juego de la vida.
No tenemos que dar explicaciones a nadie más que a nuestra pequeña y unida familia nueva.
Cuánta luz os espera. Estoy tan feliz , por poder decir que empezamos de nuevo.
Ya no hay más miedo, sólo  cosquillas de risa. Ésas  son las únicas lágrimas  que os permitiré derramar.

Sed pacientes , esperar que pronto, pronto, llega ya.

Descansad ahora mis locuelos amores. Mamá os velará vuestro sueño desde este mundo tan grande pero que es un pañuelo.

Preparados , listos . La aventura empieza ya.


Mamá .

PD: os quiero desde el infinito y al más allá y, no pequeño enano, tu no ganas, quedamos empate. Mil besos por vuestras caritas. Los dedos cosquilleros vuelan hacia vuestra risa. Música para mis sentidos. Y ahora, mis pequeños enamorados os dejo que voléis por vuestros sueños, que tan en breve tendréis. Os quiere mucho, mucho, mucho, infinito, vuestra mamá . No lo olvidéis jamas.



sábado, 18 de abril de 2015

Entre olas de risas y risas y risas...resurge la Venus de la Concha.



Querido Mundo,

                                                 . 


Hoy he sido invitada al Nirvana.
Paseando con la sencillez de mi existencia.
Yo sola y mi paraíso particular.
La playa, las olas y el mar.
Mi mar, mi mundo, mi ensoñación.
De pronto nadie existía salvo yo.
Qué egocéntrica he sido.
 Pero da igual , qué bien me he sentido.
Cómo puedo explicaros lo que he sentido, si no soy capaz ni de explicarme mi sentido.
Ha sido tan especial. Tan increíble...
Corría , andaba, me tiraba en la arena.
Me levantaba, cogía   una  concha, la arrojaba al mar. Y simplemente reía, y reía y reía  mientras las lágrimas caían descuidadamente sobre la arena.
 Ni las veía. Sólo sentía esa humedad pegajosa inscrita en mis mejillas.

 Miraba mis pasos desnudos borrados por la espuma de la estela de mi vida.
Y seguía , y seguia, y nada me detenía . Ni yo misma.

Reía, lloraba. Lloraba, reía . Mi pecho , mi alma, mi espíritu se elevaba hacia mí. Y Yo , caía hacia mi espíritu.  Y en esa comunión me he sentido  como la Venus de la Concha.
Desnuda frente a mis emociones, frente a mi creatividad. Renaciendo al fin.
Me he permitido ser yo, pero libremente.
Sin ataduras emocionales, solo volar, volar sin ningún final.  Como si fuera una pequeña corchea en  una partitura , traviesa e inquieta que se deja llevar por la emoción . Sólo por la emoción de sentirme, sentirme viva. Subiendo , bajando, jugueteando con mi música del alma . En escalas imposibles de seguir. Ni las manos más ágiles en un piano podría .

Ha sido el mejor día de mi vida, como persona , como ser individual.
He tomado conciencia de quién es verdaderamente esa persona que me mira todos los días en el espejo sin verme.
 Hasta hoy, que me he visto, que  me he sentido y que he estado en mi Nirvana.
Por favor, buscadlo. Sentidlo. Abrazadlo. No lo dejéis de sentir. Yo no puedo explicaros lo que he sentido.
Hoy he escrito mi libro, he  plantado mi árbol.  Hoy, me he sentido inmortal conmigo misma.
Todo ha merecido la pena. Todo.
Reíd, llorad, dejaros volar. Pero hacedlo. Este será mi el ultimo recuerdo, el  que me llevaré conmigo cuando mi mundo deje de tener sentido y emigre hacia otros mundos. El mundo de la inmortalidad mortal.
Cuando, espero , mis canas inunden mis cabellos, mis arrugas traduzcan mis  experiencias, y mis huesos marchitos no aguanten más  mi esencia.
Todo habrá valido la pena, por este nacimiento de mi alma que ya es eterna.

Sin palabras, con emoción , y empezando de nuevo como un recién nacido, vuestra amiga,


Bárbara.

PD: sencillamente, sin palabras.



jueves, 16 de abril de 2015

A las mujeres que me precedieron.



Queridas ancestros femeninas de mi vida ,

Gracias por vuestros genes, por vuestra fuerza, por vuestra sabiduría , compartida de generación en generacion.
Por vuestra lucha, por vuestra valentía . Por vuestra fuerza vital .
 Por legarme, lo que hoy en día soy.
Por cómo  me siento. Por hacerme inconformista y valiente. Sin miedo a los cambio. Por darme coraje y paciencia. Gracias, gracias queridas mías .

A mis avanzadoras. A mis guías espirituales.
A Las que no conocí , de las que disfruté y , de las que disfruto.
A todas esas mujeres que con su orgullo, con su saber estar, con su dignidad e inteligencia me crearon a mi.

Gracias a todas ellas, por estar ahí , en los mejores momentos de mi vida y , sobre todo, en los peores. Cada una a su forma, me ha formado a mí.

A mis meigas mágicas avanzadoras , que supieron encajar las críticas y ponerse el mundo por montera. Por hacer, que su descendencia  femenina siga sus pasos . Por ilustrar a otras tantas. Por abrazarlas cuando nadie más lo ha hecho. Por animarlas. Por aceptarlas y respetarlas sin juzgarlas . Por acogerlas. Por salvarlas la vida de una muerte segura, de miseria emocional.

Os doy las gracias, con una flor a las que seguís por aquí . Con una oración a las que ya os tocó partir.  Y con mi gran admiración y respeto,  a las que me miráis estaticas desde fotos ajadas por el tiempo. Pero que continúan transmitiendo esa fuerza desde la mirada del más allá , con ojos astutos y sabios

Ahora es mi turno de coger el testigo mudo de vuestro legado y, como el universo es sabio, a mi me manda mi recado, que es educar a mis hijos varones para que respeten y aprendan a comprender que si ello se produjo es por el asincronismo de sexos que hemos vivido por torpeza y obsoletos cantos de obediencia. Ahora esos cantos amargos, deben cesar ya. Y convertirnos todos en una misma sociedad. Aquí lo que prima es la inteligencia y nada más. Las fuerzas brutas se quedaron en el pasado y ahí, deben de estar.

Gracias féminas de mi sangre, por mostrarme el camino a caminar, de la mano de mis hijos lo he de lograr. Educarlos en conciencia de lo que ser un humano significa en realidad . No hay fuerza, sólo supervivencia natural. Felicidad compartida y asumida sin ninguna guerra más .

Esa , y no otra, es mi tarea de verdad. Mi aportación a esa callada lucha, que dura demasiado ya.

Estoy conmigo, estoy con vosotras. y por esa fuerza y por ese empuje que me dais, sé , que esta vez lo conseguiré.

Mi propia descendencia será mi legado a esta sociedad preparada para el cambio.

Gracias, de verdad. Por vuestras lagrimas retenidas , vuestra sabiduría compugnida, y por vuestra silenciosa voluntad.

Nunca os olvidaré.

Vuestra para siempre,

Bárbara

miércoles, 15 de abril de 2015

Viendo llover desde el trópico.



Querido Mundo,

Mi instinto viajero esta tarde se ha convertido en nómada errante de sentimientos y aventuras.
Es tanto lo que la imaginación puede hacer por nosotros, que me voy de aventuras.

En esta tarde lluviosa de luces rasgadas y calladas gotas de humedad , me traslado al trópico , y a su flora natural.
Olores sabrosos , verdes intensos, sonidos dispersos.
 Todo suena, nada se oye. Es todo una cacofonía de ruidos preciosos y voluptuosos.
Sinfonías, arias. María Callas en todo su esplendor.

Los piares de la música inundan mis oídos , y yo por inercia , tecleo mi sonido.
Graves, agudos, tonos escalados de magia y hechizos.

Y mientras tecleo mi piano, mis dedos vuelan hacia el deseo. Hacia el deseo de lo conocido desconocido. Como el aleteo de las mariposa en pleno vuelo. Soy como una mariposa emperatriz en pleno turismo emocional. Subo con las notas altas, bajo con las graves, mientras abrazo mi alma. Sintiendo.

Nada ni nadie me lleva, sólo me dejo fluir, esa es mi libertad , mi búsqueda personal. Qué contradicción...Quién me iba a decir que la felicidad estaba tan cerca , y yo, miope de mí, la dejaba escapar. Qué  sencillo es abrazarla y dejarte llevar por ella.

La arena borra mis huellas , mientras las olas arrastran las penas.

Mi reloj de arena, lo sabes, se contonea, coqueta y discreta. Sólo tú lo sabes. Sólo a ti te lo he mostrado. Y ese, es nuestro recuerdo y nuestro secreto.
 Porque sienta tan bien  tener secretos.
Te hace dueño de pequeñas vivencias. Te sientes el amo de tu tiempo.

 Para qué cantidad, si tenemos calidad, ¿verdad?. Tenemos aventuras enfrascadas en pequeños tarros de arena dispersa. Corriendo a contracorriente por un deseo incontrolable de estar solos en nuestro momento. Buscarnos por la noche, buscar juntos nuestro discreto nido de deseo y acción. Riendo y saboreando la vida.

Quién nos lo iba a decir , que en mi viaje al trópico , correría  mil aventuras.

Aventuras encerradas en nuestro reloj de arena, y en nuestra retina . Así  de simple y eterna. Es mi regalo a una noche sinfín , de olor a lilas, correteando yo sóla  por Madrid. No tardes en encontrarme, quiero compartir contigo este recuerdo... y sonar el jazz juntos mientras nos morimos de amor reflejados el uno en el otro.


Gracias vida. Gracias por tus oportunidades. Grito por mi encuentro en el tiempo del deseso preconcedido. Serás mío, no sé cuando ni en qué apariencia, pero serás mío hasta el fin de mis días...


Bárbara y.....




martes, 14 de abril de 2015

Desde la esperanza a la esperanza.



Querida y amiga esperanza,

Te escribo en un ejercicio personal para mantener a raya  a tu hermana la desesperanza. Qué cruel es e implacable cuando quiere entrar en mí.

Pero últimamente, como estoy muy guerrera, voy a poner todo de mi parte para no dejarla entrar, para ahuyentarla a latigazos. El mismo trato que ella tiene conmigo. Así que , me armo de mi pluma, ensillo mi alma y allá vamos.

Desesperanza, lárgate a otra chanza.
Te expulso de mi vida.
No existes para mí.
Aunque te dejes los nudillos llamando a mi puerta, te repelo. Lárgate.
No tienes nada que hacer conmigo.
No te acepto.
De hecho, ni te escucho.
Me libero de ti.
De tu frialdad
De tu maldad.
De tus ganas de hacerme daño.

Te conjuro para que desaparezcas.
Nunca más, jamás vuelvas a intentar entrar en mí.

Ahora que he conocido la esperanza, tu hermana, tú quedas desterrada de mis tierras fértiles de ideas, de creación y de vida.
Vete, no importas.
Mi mente te repudia.
Mi corazón te escupe hacia las olas del mar.
Para que seas tú la naufragues y no yo.
Nunca yo. Jamás.
Has anidado demasiado demasiado de mi tiempo en mí.
Has abusado tanto que ya no te lo consiento más.

Vete de mi nido. Vete de mi hogar. Vete, vete, vete.
No tienes nada que hacer ya.

Desperanza, amarga y oscura, emigra hacia los vientos helados del Norte.
Porque aquí en el sur de mi corazón, ya no tienes cabida.

Mírame a los ojos y entiende bien mis palabras, porque  quien avisa no es traidor...
No vengas a por mí. O iré yo a por tí. No me amenazas más.
Jamás. Ni cuando duerma. Ni cuando pasee. Ni cuando viva.

Así que ya sabes, vete, lárgate. Huye de mí, porque te planto cara.
Nunca más me volverás a aterrorizar. Nunca más.


Bárbara.

PD:¡¡¡ jamás¡¡¡


lunes, 13 de abril de 2015

Desde el infinito del mar continuo con mi búsqueda.



Querido Mundo,

Hoy comienza mi vida, pero la de verdad. La que importa. La que se vive. La que se siente. La que se realiza.

Hoy comienza una nueva novela donde el autor soy yo, y nadie más que yo.
Considero  que la vida es una trilogía, donde vamos engarzando capítulos mediocres de supervivencia.
 Desde nuestra niñez, pasando por nuestra madurez y acabando, en todos los sentidos, y con todos ellos, en la vejez. Porque nacemos y morimos nosotros solos. Y por eso, tenemos el derecho y el privilegio de vivir , de sentir, de realizarnos como individuos. Aun cuando el mundo se oponga y te encierre. Ése, y no otro, es el derecho inalienable de cada uno de nosotros. Y es una responsabilidad tan grande, que nos acobardamos y permitimos que otros seres, exactamente igual a nosotros, manejen nuestras vidas.
Sed valientes. Sed fuertes. La vida os premiará con su infinita sabiduría. Pero sólo  desde la determinación llegaréis  a buen puerto. No os cerréis al mundo, simplemente perteneced a él, compartirlo con vosotros mismos.
Cuando estéis preparados, el mundo os lanzará a una aventura que ni en vuestros mejores sueños , os podréis llegar a imaginar. Os sentiréis ¡ tan plenos¡, ¡tan orgullosos¡ de vosotros mismos.
De haberos mantenido en pie a pesar de las cadenas, de los yugos, de las esposas, que ya no necesitaréis la aceptación de nadie más. Sólo vuestro respeto os respetará.

Ya no lucho más con el paso del tiempo, simplemente lo abrazo y lo hago mío.
Mío, para compartir.
Mío, para conservar.
Mío, para observar.

En este nuevo libro, ya no hay ganadores ni vencidos, ni jerarquías, ni roles. Sólo ,"tablas" con la vida.  No hay más movimientos posibles. Sólo la aceptación y la continuidad. Calma, paz, sosiego. consecuencia. Inercia si queréis. Porque las manillas del reloj, se moverán de una manera distinta. No será el paso del tiempo hacia la decrepitud sino el ritmo de un vals que te acompaña por la playa infinita de la sabiduría.

Un libro con cientos, miles, quién sabe, de páginas blancas sin amarillear por el paso del tiempo. Olor a nuevo, como huelen los libros recién sacados de imprenta. Con ese olor dulzón que tanto me gusta. A nuevo, a renovación, a aventura...

Y mi mano será mi pluma, y mis ojos mis vigías , y mi alma mi capitán de barco.
 La madurez, qué
sensación tan indescriptible. No luchéis  por llegar a ella. No perdáis inercia.


Aceptarla, abrazarla y darla la bienvenida. Hacedla sentir cómoda. Querida. Respetada. No la abruméis con recuerdos del pasado. Esos recuerdos de los que tienes que aprender y soltar, para que tu alma viaje ligera.

Hoy tengo  más canas , más  arrugas. Mis ojos se pierden entre las letras. Pero mi conocimiento y mis sensaciones del mundo son tímidamente superlativas a el temor a envejecer. Y esa ausencia de temor  a mi finito tiempo, me hace libre.
Libre de ser quién realmente soy. Yo.



Una persona que se ha encontrado y que quiere compartir su tranquilo descubrimiento con almas que ,como yo, se encuentran buscando su imagen en el espejo del tiempo caduco.






Un abrazo enredado en claves de sol .   Eufóricas  notas en fa sostenida de esperanza y fe en la vida. Desde una persona perdida y encontrada.

Bárbara.

PD: alimentad vuestra alma tanto como alimentáis vuestro cuerpo. Os recomiendo que escuchéis el Ave María de Caccini interpretada por la majestuosa voz de Inessa Galante. Superlativa.



viernes, 10 de abril de 2015

Viernes Hedonista...



Buenos días Mundo,

Hoy me gustaría debatir sobre el hedonismo de la vida.

 ¿Dónde estás tú?. Búscate, encuéntrate y decide.


           ¿ Por qué para algunas personas el hedonismo, es un estilo de vida? 
           ¿ Por qué para otras personas, es una decadencia?.

            Es una guerra invisible de dos estilos de vida, completamente diferente. Los conceptos divergen demasiado para comprendernos los unos a los otros. Sólo lo conseguiríamos si fuéramos empáticos con la otra visión. La opuesta a nosotros, y  respetuosos con las decisiones de cada individuo.

            Por una parte, están los inconformista, sin temor a lo desconocido, porque hay que ser valiente para descubrir nuevos mundos, huidores de lo políticamente correcto. Luego, por otra parte están los conformistas, los juzgadores, los que no admiten que haya otro tipo de vida, diferente a  la de ellos. Intransigentes.

            Será por nuestra inquietud vital, nuestro afán de descubrir el secreto de la felicidad. Por engancharnos a las endorfinas o a la serotonina. Ambas, hormonas de la felicidad. Lo cual me lleva a plantearme, sobre nuestra química natural del cerebro. ¿Tendremos algunas personas más secreción de estas sustancias que otras personas?. O, sólo hemos aprendido a buscarlas y a aceptarlas, con todas sus consecuencias. Es como una guerra entre agnósticos, hedonistas, cristianos, budistas, islamistas, protestantes... ¡¡ufff¡¡¡. Buen markéting y publicidad por parte de las diferentes iglesias del mundo. Con todos los respetos que no nos procesan.

              Yo creo que es una evolución. O, una decisión  propia de cada individuo. Una elección. Es encontrarte dónde  estás mejor, y lucharlo. Continuarlo. 

              Saltar de tu zona de confort para descubrir nuevos mundos, mágicos, vibrantes. Nuevos días. Páginas en blanco para escribir tu paso por la vida, en la sencillez del día a día. 
Para volver a  tu zona de confort siempre hay tiempo, ¿ verdad? .

           ¿ Tanto miedo nos da vivir?, ¿ De verdad, perdemos tanto por intentarlo?. O, simplemente,  ya hemos perdido nuestras energías vitales para emprender un nuevo vuelo hacia el bienestar y la aventura de estar vivos. 

             Yo creo que merece la pena. Siempre desde le respeto y la consecuencia. 
No somos estáticos. Estamos vivos. En rutinas, pero vivos al fin y al cabo. ¿Por qué no aprovechar la oportunidad que nos ha dado la genética, la vida, el cosmos, lo que sea, y, simplemente vivir?. Vivir pequeños espacios con nosotros mismos que nos recuerden por qué estamos aquí. Es un don, una dádiva, un regalo. No dejéis de abrirlo. NO lo dejéis para más tarde. Las manecillas del reloj no se paran por ti,ni por mí,  ni por nadie. Haz lo que te guste, sin herir, sin humillar, sin imponerte. 

            Yo creo que simplemente, ¡Vive¡. ¡Siente¡. ¡ Escapa de las rutinas impuestas por las sociedades realistas y en vías de extinción¡. Sé tú y tu propia evolución, tu propia creación. ¡Herejía¡. 
 Planea por tus mundos mágicos, aunque tengas que volver a tus zonas de confort a pernoctar. A recogerte y rumiar tu día. A volver a disfrutarlo hasta que te quedes dormido, dispuesto a un día más de vida.

Es una reflexión, soy demasiada analítica a veces. Lo sé.

              Pero decidas lo que decidas, decídelo tú. Tú, y nadie más que tú. Sin herir, sin dañar, respetando el espacio de los demás. Pero respetando el tuyo primero. 
Desde tu egocentrismo benévolo y humano. 

            Vivimos en sociedad, es verdad, pero si avanzamos y bajamos nuestras expectativas sobre los demás, creo que no es tan difícil de  conseguir. 
Las pequeñas cosas, los momentos contigo mismo, son pequeñas dosis de felicidad que habitualmente, ni nos paramos a mirar. 
Decíos a vosotros mismos "Stop", voy a mirar esta flor, este árbol, este paisaje en explosión de colores de primavera. Es un resurgir, un nuevo comienzo. El ayer quedó atrás y el mañana, ¿ quién sabe?. El hoy es lo que de verdad te pertenece. Descúbrelo en tu día a día. Date esa oportunidad, no te dejes escapar.

                 Feliz fin de semana. Sed felices. No hace falta demasiadas cosas para conseguirlo. La sencillez, esa es la herramienta. Y la música, y los colores, y las sonrisas. Y hacer felices a los demás...

                 No permitas que otros recorran el sendero por ti. Podrán recorrerlo contigo,                      pero nadie puede hacerlo por ti. Acéptate y acepta tus acciones. Sé dueño de 
                 tus pensamientos. Exprésate cuando te hayas equivocado y pide disculpas. 
                Conoce tu sendero en todo momento. Para ello debes conocerte por dentro y                   por fuera, aceptar tus puntos fuertes y tus flaquezas, y crece cada día con                           honestidad, integridad, compasión, fe y hermandad.

                                                                                                                        TECUMSEH                   

jueves, 9 de abril de 2015

Precioso día lluvioso, dame reposo...



Buenos días Mundo,


En este maravilloso día de lluvia, 
toca limpiar   ALMA. 

Pasar la aspiradora a recuerdos deshilachados y ajados por el tiempo.
Sacudir las ácaros invisibles de los relojes parados. 
Dar cuerda a los nuevos para que no se paren. Para que sigan.
Tic-tac, el sonido acompasado de mi corazón.
Abrillantar la paciencia.
Comprar esperanza.
Reposar la mente. 
Lucir tus dientes.
Teclear tus ideas.
Ordenar tus prioridades.
Preparar alimentos nutritivos
 para el alma.
Dejar secar las heridas. 
Y las que ya están secas, recogerlas,
doblarlas con ternura y, simplemente, 
guardarlas en el cajón
 del recuerdo hasta que se apolillen 
y se destruyan.
Abrillantar la plata de tus hilos neuronales,
para que te puedas reflejar en ellas, sin mentiras. De verdad. 
Sin opacidad.
Buscar la realidad perdida, ponerla en un marco bonito y,
 colgarlo en un lugar prioritario de tu corazón para que
 no vuelvas a perderte. Nunca más. Por nada más . Por nadie más. 
Gracias amigo. 
Dejar post it de muchos colores, verdes brillantes, amarillos cansados, naranjas asfixiados y rojos peligrosos. Para que no lo olvides.
Para que sigas tu camino ligero, sin cargas emocionales. Sin casas destruidas.
Mi nuevo Credo. Voy en camino. Estoy conmigo.

Tu nueva casa, el mundo.
Tu nueva compañía, tú.
Tu sentido. La realidad.
Tu objetivo. La humanidad.
Tu meta. La felicidad.

Buenos días mundo,
 en este maravilloso y 
contradictorio  Nuevo Mundo descubierto.
Navego, libre. 
 Lo comparto.
 Share it.

Besos ,
kisses,

Bárbara.

PD: Gracias por vuestros ojos invisibles y dormidos. 


miércoles, 8 de abril de 2015

Hablemos de amor.



Queridos Amig@s del mundo,


¿ Qué es el amor?

¿ Cómo se puede amar sin perder tu autonomía?

¿ Cómo proteger el amor de la rutina, de nosotros mismos?

¿ Cómo se puede entregar lo que sientes dentro sin dejar de ser tú mism@?

¿ Debemos cerrarnos a él después de un fracaso tormentoso, o seguir intentándolo sin obsesionarnos con ello?

¿ El amor, es la vida, somos nosotros, o son ambos?

¿ Qué hace que nos enamoremos de unas personas sí, y de otras no?

¿ Qué búsqueda, por más hedonistas que seamos o que nos sintamos, o que aprendamos a serlo... qué búsqueda tiene sentido si la comenzamos con miedo, con reticencias, con reservas, con pocas oportunidades?. Realmente  ¿nos conocemos tanto para que en el caso de hallar a tu compañer@ de vida, lo dejemos escapar por no darnos una oportunidad  de sentir más?. 

Cada vez estamos más y más enfrascados en nosotros mismos, más egocéntricos,  y ello, según mi humilde opinión , nos perjudica. Lo hace  a la hora de mostrarnos tal y como somos. Tenemos miedo a enamorarnos. Porque hay que dejar actuar a las fenomonas, y no siempre les damos oportunidades.

Yo sigo en mi camino. Primero debo enamorarme de mí, lo demás ya vendrá si ha de llegar. Pero para una persona tan romántica, tan cariñosa, con esta necesidad de compartir momentos mágicos, especiales, únicos, en el hoy... es tener el alma impaciente, y yo necesito más estabilidad.  Yo no espero nada de nadie, sólo de mí. No quiero yugos, ya los llevé. No quiero exigir tiempo que no me pertenezca, sólo compartir.  No ser una carga para nadie, ni para mí misma. Sólo quiero vivir, sentir, volar, ilusionarme. Llenar mi tranquila vida impuesta por la vida, llenarla con aleteos de pájaros, con mariposas bailando a mi compás en mi estómago. Con fotografías para mi albúm del recuerdo. Pero si no busco esos paisajes, me perderé fotografías. Y, ya me he perdido tantas , que no quiero perderme más.  Soy demasiado pasional para enjaularme, una vez más, por sinrazones para mí. Con todo el respeto. Siempre nos perdemos  cuando nos encontramos y,  siempre nos encontramos cuando nos perdemos. 

Creo que hay muchas maneras de amar,¡ muchas¡, de muchos tipos, de muchas intensidades. Y no me voy a conformar con ninguna, las quiero todas. Porque para mí, sentir es sentir, no me gustan las medias tintas, simplemente. Lástima que la vida no converja en los momentos que desearía que lo hiciera. Así que, me conformo. Lo acepto, lo asumo y, sigo. Sigo volando por el mundo en busca de sentimientos, de hazañas, de tardes mágicas, de puestas de sol conmigo o compartidas. Calidad, no cantidad, siempre así. No me quiero volver a perder, nunca más , a mí misma.  Creo que ahí está el secreto. Ahí está mi autonomía y mi criterio. Siempre mi criterio. Siempre yo. 

Muy Trascendental ....


Bárbara.

PD: hoy publica mi egocentrismo centrado y optimista. 

martes, 7 de abril de 2015

Hoy cambio de tiempo y moscas. SOCORRO....



Queridos amigos,

              Hoy el día se levantó precioso, soleado, libre. Roquero. Con vena rebelde y sonrisa eterna en los labios. Carcajadas. Gallos con la radio. Venas marcadas en el cuello al gritar mi libertad... zapatos para voyeurs, altísimos de vértigo. Eróticos...

              ¿Por qué siempre viene alguien y lo jode?.
 ¡ leches¡ además condensada... las moscas han levantado vuelo y con su zumbido molesto te arman el alma. Sacan lo que tú no quieres ver.
 Eso, y dolor de estómago.
 Así que de una apacible  tarde de primavera, se ha convertido en un merengue de leche condensada.  
Toda la tarde cazando moscas . Manotazo en la mesa, una mosca reprendida, la otra castigada al rincón de los moscones, entre la persiana y la ventana. A darse golpes ella sola contra el cristal hasta que a mí me de la gana, levantar la persiana. Moscas. ¿ Cómo te zumban los oídos?. Insistentes, pesadas e irracionales.

             En fin, abramos las ventanas de par en par y que se esfumen las moscas, los moscones y los avispones entre las nubes de algodón del cielo. ¡¡¡Angelitos¡¡¡.

             Yo, cuando tuve a mi primer mosquito, recuerdo que después que me lo presentaron, ( indescriptible  momento,  en el recuerdo de mi propio corazón). 
Pregunté, acto seguido, y con mirada lánguida de felicidad , flotando entre las manos de las endorfinas , (no sabía lo que se me venía encima...).
Pregunté a la saca moscas, que dónde estaba . Tenía  que venir.

 El dichoso manual de instrucciones.
 ¡Qué lo comprobara ahí dentro¡.
 ¡¡ Qué seguro que venía¡¡. 
¡¡¡Tenía que venir junto , con la matriculación en la asignatura de ser madre¡¡¡.  

Completamente verídico, de verdad, os lo juro. Así que como olvidaron meterlo ahí, pues nada, sobre la marcha.
 Admito consejos, castigos, planes, cárceles... Continuo.

             Mi cuestión de hoy es:

 ¿ cómo se aprende a ser completamente independiente?. 
Yo ahora mismo estoy acabando el instituto.
  ¡A ver¡ los que están más avanzados si me pueden enseñar, pasar apuntes, chuletas que le valieron, libros...por favorrrrrr, que mi examen está cerca, acabo de cumplir los cuarenta y los cuatro en nuestras crisis existencialistas son muy importantes, ¿verdad?. 

A ver, madre , con cuarenta, es ¿avanzada?, según eslogan ¿ o no es avanzada?. 

Joer , con la crísis de los cuarenta. Lo único que me consuela, es saber que  el tiempo, que es tan sabio y paciente, acaba mostrándonos el  camino de vuelta a nosotros mismos. ..

            Ahí os dejo mi petición.

Un abrazo a tod@s, vuestra extraña, inofensiva amiga,

Bárbara.

lunes, 6 de abril de 2015

Personas que siguen buscando personas...



Queridas Personas,

¿Qué tal ha ido vuestro día en el hoy?.

                    El mío, sigue en la montaña rusa. Aunque cada vez las bajadas, en vez de ser tan aterradoras ,comienzan a ser llevaderas. En fin, quiero pensar que llegará un momento en que se parará por pura inercia. Confío en ello, y en el tiempo. Pero sobre todo confío en mí. En mi determinación, en mi fuerza, en mi valentía. Y, en mi cabezonería. Porque hay que ser cabezón contigo mismo, con tus objetivos, con tus metas, en esta vida. Que no te metan las ideas de otros a cucharazos. Que nadie se crea superior a ti para juzgarte. Y, si te juzgan... como los grillos cri, cri, cri. ¿Quién tiene la razón?, tú. Porque te sentirás bien.
                  Aún cuando te sientas desbordado por la vida. Podrás con más. Son momentos. Sentimientos. Pero que, como los dientes de león, se acaban esfumando una vez los soplas. Se dispersan por los cielos, volando hacia no sabemos donde.
Míralos como se van y déjalos marchar. Despídete de ellos. Y sigue con tu camino.
                 Cuando las lágrimas se agolpen en tus ojos, y se peleen por querer salir las primeras, déjalas que caigan pero mientras tanto, sonríe. Porque así, resbalarán mejor. No se quedarán secas en tus mejillas, sino que gotearán hasta que se pierdan en el mar, que es donde tienen que estar  las gotas de sal Y si hacen charco, chapotea sobre ellas con tus botas amarillas de agua. Y tú, ni te quedes a mirar. Sigue , sigue, sigue. Tienes tanto por recorrer. Auguro que no todo será felicidad, pero tendremos que aprender a ver lo positivo, lo bonito que hay detrás.

               Las urgencias que nos surgen, que creemos que realmente son urgentes, se cuelan en la fila de las prioridades de nuestras vidas. Así que, a no ser que sea algo realmente urgente ( como la vida misma), no arranques, permítete analizar la situación. Haz un ABC de tus prioriades, otro de tus urgencias, saca una báscula y pésalo. El que más pese, ahí está tu respuesta. Pero aprende, aprende a pararte a pesar. Aún cuando te vayan dando varazos entre las costillas.¡ No¡. Necesitamos nuestro tiempo. Nos han engañado. Nacemos con el tiempo empeñado ya desde niños. Mentira. Tú puedes empeñarlo, o no. Sé que es lo que nos enseñan desde niños. Yo, por desgracia, lo he hecho con mis propios hijos: levántate, vístete, haz tu cama, pero rapidito que nos tenemos que ir. Luego, al parque, (que es donde teníamos que ir). Come rápido. ¡¡¡ Y, es domingo, ¿ estamos locos?. Desde cuando nos pagan nuestro tiempo de una manera tan, pero que  tan racional. Mejor no saber que algún día se apagarán nuestros ojos. Seguro que nos organizaríamos muchísimo mejor. Como pienso que hasta que no te das cuenta de un problema, no puedes actuar, estamos  exentos de culpa y responsabilidad. Pero, ¿qué sucede cuándo ya nos hemos dado cuenta?, ¿eh?. 

        Yo, ayer, estuve disfrutando con mis hijos de una manera muy simple. Sólo a carreras de cosquillas. Bandera  verde para empezar; bandera blanca para respirar; bandera amarilla de, ¡jajajajajaja que empiezo a cansarme...¡. Y, bandera roja de, no puedo más ¡hip¡ ,¡ para ya¡.
 Si trasladamos  este sencillo y pueril juego a nosotros mismos, creo , sinceramente, que seríamos más felices y despreocupados. Porque los colores, que parece que sólo importan en los vestidos y en los coches, también cuentan para fraccionar nuestras energías.  Para hostigarnos a comenzar. Advertirnos de que empezamos a cansarnos. Tener la opción de parar a hacer un break, o un kit-kat, o un café... respirar, preparados, listos... ¡ Bandera verde¡. Y, cuando el jueguecito ya sea pesado, bandera roja, hasta otro día. A mis hijos y a mí, nos encantó el juego, qué bien lo pasamos, hacía pero tanto tiempo, ¡tanto¡, que prefiero no pensarlo. Aunque mi tiempo me ha dado una oportunidad y, yo, la voy a aprovechar. 

             Desde luego que tenemos que trabajar porque , aunque nos creamos superiores, no dejamos de ser hormigas obreras. Todas las sociedades, aún las más pequeñitas están jerarquizadas y será por algo, digo yo. Pero con respeto y propósito. Llegar al invierno. Y, luego ¡a descansar¡. Que ya toca.
 Las hormigas me entusiasman. Les rompes las filas y, como imanes vuelven a unirse, porque saben que les va la vida en ello. Pero luego saben vivir la vida. Seis meses de trabajo constante, tranquilo, organizado, para luego "pegarse" otros seis meses de vidorra en el hormiguero. Está claro que somos más complejos que las compañeras hormigas. Pero nos ganan en organización. De pequeña, me tiraba horas y horas mirando los hormigueros. Me resultaban fascinantes. Las respetaba tanto... vale, acordaros, no me juzguéis , cada uno tiene sus aficiones, ¿no?. Pero me enseñaron lo importante que es saber organizarse bien para cumplir con nuestros cometidos en esta vida, sea del tipo que sea. Si no, te conviertes en una ruidosa lavadora que a base de girar y girar, se va oxidando, hasta que el tambor, ¡pum¡. A la chatarra.   

           Bueno, estamos en pre electorales y había que hacer un poco de mitín. Yo milito en el mundo. Y voto a quien me vota a mí. Así de simple. 

Un beso, que vamos cogiendo confianza. Para mí, es la tercera carta que os escribo. Os voy ganando, no os digo nada. 

Pacientemente,

Bárbara.

domingo, 5 de abril de 2015

Maravillosa tarde de primavera. Domingo de Ramos del 2.015



Queridos Amig@s y nuevos Amig@s. Mundo,


                   Hoy Domingo de resurrección del 2.015. Acabo de resucitar, ¿ qué cosas verdad?. No es que me crea Dios ni nada por el estilo. Soy yo. Sólo yo. Cada vez me va gustando más lo que veo en el espejo y, eso es muy importante, porque no sólo me reconozco sino que además me gusto. No es que sea Narcisista, para nada. Pero desde mi recién descubierto egocentrismo, lo veo todo tan claro. Tan en su lugar. Es realmente, increíble. Fascinante. Como que dentro del mismo día haya dos situaciones tan completamente dispares y, seas capaz de flotar de nuevo desde una piscina de mierda, marrón y asquerosa, nauseabunda, "potosa". Arrrggg, paro que vomito. ¡ Qué misteriosos somos, estos, nosotros, los seres humanos¡. 
                Somos tan preciosos y son tan escasas las ocasiones que nos paramos a pensar en ello.  Si os soy sincera, me siento muy afortunada. Cuando la vida te pone tan cruelmente a prueba,  y a pesar de las caídas, hostias, bofetones, zancadillas. Simplemente, sigues, es que estás preparada . Por ello os invito a que hagáis una pequeña reflexión. Ahorrad vuestra energía vital para las grandes ocasiones de la vida, esas que te comen tanta energía de verdad, que como no hayas ahorrado,estás frito. Y no hablo desde una perspectiva financiero, ya tocaremos ese tema. Sino desde algo más profundo. Pensad que el dinero va o viene, pero siempre salimos adelante , de una manera u otra. Pero el sentimiento, el recuerdo es perenne en nosotros. Hoy lo comentaba con mi sobrino de 10 años. Él me hablaba del dinero, de lo que había conseguido ahorrar, pero que a la par, se sentía terriblemente a disgusto consigo mismos porque creía  que  él, no yo, no era bueno para nada. ¡Uf¡, es terrible sentirte así, a pesar de tener sólamente diez años. Va a tenis, que le encanta, pero su profesor le había dicho que no hacía bien el revés. y a pesar de todos mis esfuerzos por hacerle ver que cada uno somos únicos y especiales, que cada uno tiene una habilidad innata que a lo mejor Rafael Nadal no tiene... Él no conseguía salir de ese rulo que nos engulle en algún momento del día,  y no nos deja ver lo mejor que hay en nosotros mismos, la curiosidad, la aventura, el placer de descubrir dónde estamos nosotros. Y todo lo que nos queda por aprender y descubrir. Cosas que nos hagan sentir bien. Nos pasamos con las responsabilidades ya desde niños. ¿ Por qué no nos enseñan a ser feliz?, ¿ nos dan pautas?.

Bueno, querid@s amig@s, es tarde y mañana día raro. Así que voy a invernar a mi cama, para que la naturaleza haga su magia y mañana me haya cargado las batería por lo que pueda acontecer. 

Un abrazo para vosotros, otro para la vida. Y no lo olvidéis, la felicidad está a vuestro alrededor, no la menospreciéis . Es fácil engancharse a ella. 

Que descanséis apaciblemente.


Bárbara.

sábado, 4 de abril de 2015

Personas que buscáis personas



Buenos días Mundo.


Continuo esperando vuestras hermosas, sencillas y preciosas cartas. Tengo muchas paciencia, aunque no todo el tiempo del mundo. Venga, no os cortéis. Liberaos de una vez. Dejad vuestra imaginación volar. No seáis tan políticamente correctos. Acordaos de cuando eráis pequeños y no os daba miedo soñar, e intentar llevar a cabo vuestros sueños. Qué libertad, ¿ verdad?. Quién dice fuera fácil, ni difícil. Sólo empezar a caminar, paso a paso hacia vuestra propia libertad.

Nos vamos a bailar con la primavera. Luego os escribo. Un beso muyyy fuerte para el Mundo.

Con cariño.


PD: hoy, como todos los días me dejo mi nota que me recuerde para qué estoy aquí, en este finito mundo. Para que me respete a mí misma. Para que no me coman las moscas. Para que nada ni nadie me descentre. Para todo eso y más.