Google+ Followers

miércoles, 29 de abril de 2015

Huye de la opacidad de la vida...



Todo a su tiempo.
Todo a su son.
Pero no te quedes dentro de tu corazón.
Comparte luz, comparte vida.
Comparte.

Que no se apague la luz.Tu luz. Tu Brillo. Tu matiz.
Hay mucha gente con luz.
Mucha. Búscala. Encuéntrala. Y sé feliz.

Con pequeñas cosas que nos regala la vida.
Flores, colores, olores. Gimnasios de vida.

No lo digo yo, os lo decís vosotros mismos cada mañana,
frente al espejo.

Por qué tengo de todo, y no soy feliz.
Porque estáis encerrados en conchas bonitas y opacas,
que os ciegan la luz de la vida.

Queremos más , más cosas. Pero no , no nos hacen feliz.
Sólo dependemos de ello. Nómadas errantes. ¿ De qué?.
No es pan, no es alimento, son plásticos, son elementos.

Porque hay demasiados estímulos. Porque vendes tu vida.

Es una guerra de Egos piripis y ébrios.
Que nos equivocan. Nos engullen en cada compra.
Compramos lo que podemos tener gratis. Nos vendemos
baratos, muy baratos.

Nuestro tiempo vale más, mucho más.
Y no quiero decir que dejemos de comprar, no soy una ilusa.
La economía es la economía.
Pero no permitas que te engulla.

Son todo estadísticas. Reflexionadlo, por favor, perded un minuto de
vuestro hermoso tiempo.
Comprar un coche, cambiarlo a los cinco años, porque es lo que nos
venden las revistas de coches, qué ironía  que sean ellos los que paguen a los fabricantes,
¿verdad?. Y por favor, no dejéis de comprarlas, soñar es gratis.

Pero qué sucede con ese tallercito de nuestro barrio, que guerrea para seguir abierto.
Tiene que competir con lo "incompetible".
Todos pagan sus impuestos. Y los impuestos
se pagan con nuestros respetos.

Por qué no arreglar lo que tiene solución, e irte, por ejemplo, ¡¡¡de viaje¡¡¡.
"Capitalizarte", no "descapitalizarte".
O, tener tiempo por tener tiempo, para hacer fotos con tu cámara del alma. Para tus recuerdos bonitos.
O, irte a perder un poquito , un poquito de tiempo a hacer compañía a una persona
sola. Desamparada, triste, cansada... A compartir , la vida.

Preciosas tardes de sillas de enea y pipas.

La humanidad, ¿dónde queda?.
En aquellos locos ilusos, extravagantes,
 que todavía creen que una sonrisa
no tiene precio. Que una ayuda desinteresada , no tiene peso.
Que ser amable, por ser, no tiene ejemplo. Por eso evolucionamos en el tiempo.

Creo y muy sinceramente, que estamos desevolucionando.

Nos hemos perdido.
Somos hormigas estúpidas que se están cargando el medio, en el que vivimos, ¡todos¡,
por cuatro zánganos, que anidan en nuestro tiempo de vida.

Por favor, reflexionad, que no lo hagan los demás.

Es vuestra la responsabillidad.
Y, hay luz. Sólo tenéis que salir y buscarla.
Y cuando la encontréis, por favor, no la apaguéis.
Jamás. Tu interruptor es tuyo. Que nunca, nadie , ni nada,
apague el  interruptor de tu vida.

Click. Ahí está la luz.