Google+ Followers

martes, 28 de abril de 2015

Cando sabemos quiénes somos y por qué estamos aquí...



Entonces las dudas dejan ya de existir.
Porque somos sensaciones, somos pensamientos, ilusiones.
Que nadie marque tus momentos.
Ni tu ego, ni tus pensamientos, ni tú mismo.

Somos tiempo en el espacio,
y el espacio es nuestro tiempo.
No permitas que te engulla ningún recuerdo.
Aprende. Y vive.

Tu espacio vital, es vital para sobrevivir.
Sólo los evolucionados llegarán a la vida.
A la de verdad. A la que cuenta. La que se siente y se aprecia.

Y entonces, es cuando harás que la vida de los demás sea más llevadera.
Más fácil. Como una cadenita de plata que tira de ti y que no permites que se
destense. Porque  tiene que ser así. Así es. No hay más.
Por mucho que disfracemos, que coloreemos, que perfumemos.

Y es tan bonito, que sea así.
La música,
El aroma,
Los colores,
Vendrán después.

Y serán naturales, no habrá que disfrazar. Es tan sencillo. Tan sencillo.
Que cuesta creer. Lo complejos que somos para lo que de verdad es.
Imagino que cuando te superan tantas cosas , no te queda otra  más que aprender.

Aprender para mostrar.
Aprender para  sobrevivir,.
 para vivir tu tiempo.
A marcar tu paso.
A guerrear tus guerras, con estrategias sencillas,
que son las que tú ensillas.
Galopando despacio, disfrutando de la vida.
Reflexiva.

Pero fuerte, decidida.
Como guerreros pasados.
Un, dos, un dos. Tus piernas son las siguen tu son.


Expresa lo que sientes, pero no inundas espacios que no te pertenecen.
No son tuyos. Sólo compartes. Momentos, sensaciones, ilusiones...
Eres tú quién decide por ti. Nunca más la pereza anidará en tu cabeza.
Lo harás tú, porque es tu destino. Tu vida. Tu tiempo.

Qué bien sienta ser feliz.
Aún cuando se agujeree tu ropa por los lavados eternos.
Qué bien te sienta cambiar tu lid.