Google+ Followers

viernes, 10 de abril de 2015

Viernes Hedonista...



Buenos días Mundo,

Hoy me gustaría debatir sobre el hedonismo de la vida.

 ¿Dónde estás tú?. Búscate, encuéntrate y decide.


           ¿ Por qué para algunas personas el hedonismo, es un estilo de vida? 
           ¿ Por qué para otras personas, es una decadencia?.

            Es una guerra invisible de dos estilos de vida, completamente diferente. Los conceptos divergen demasiado para comprendernos los unos a los otros. Sólo lo conseguiríamos si fuéramos empáticos con la otra visión. La opuesta a nosotros, y  respetuosos con las decisiones de cada individuo.

            Por una parte, están los inconformista, sin temor a lo desconocido, porque hay que ser valiente para descubrir nuevos mundos, huidores de lo políticamente correcto. Luego, por otra parte están los conformistas, los juzgadores, los que no admiten que haya otro tipo de vida, diferente a  la de ellos. Intransigentes.

            Será por nuestra inquietud vital, nuestro afán de descubrir el secreto de la felicidad. Por engancharnos a las endorfinas o a la serotonina. Ambas, hormonas de la felicidad. Lo cual me lleva a plantearme, sobre nuestra química natural del cerebro. ¿Tendremos algunas personas más secreción de estas sustancias que otras personas?. O, sólo hemos aprendido a buscarlas y a aceptarlas, con todas sus consecuencias. Es como una guerra entre agnósticos, hedonistas, cristianos, budistas, islamistas, protestantes... ¡¡ufff¡¡¡. Buen markéting y publicidad por parte de las diferentes iglesias del mundo. Con todos los respetos que no nos procesan.

              Yo creo que es una evolución. O, una decisión  propia de cada individuo. Una elección. Es encontrarte dónde  estás mejor, y lucharlo. Continuarlo. 

              Saltar de tu zona de confort para descubrir nuevos mundos, mágicos, vibrantes. Nuevos días. Páginas en blanco para escribir tu paso por la vida, en la sencillez del día a día. 
Para volver a  tu zona de confort siempre hay tiempo, ¿ verdad? .

           ¿ Tanto miedo nos da vivir?, ¿ De verdad, perdemos tanto por intentarlo?. O, simplemente,  ya hemos perdido nuestras energías vitales para emprender un nuevo vuelo hacia el bienestar y la aventura de estar vivos. 

             Yo creo que merece la pena. Siempre desde le respeto y la consecuencia. 
No somos estáticos. Estamos vivos. En rutinas, pero vivos al fin y al cabo. ¿Por qué no aprovechar la oportunidad que nos ha dado la genética, la vida, el cosmos, lo que sea, y, simplemente vivir?. Vivir pequeños espacios con nosotros mismos que nos recuerden por qué estamos aquí. Es un don, una dádiva, un regalo. No dejéis de abrirlo. NO lo dejéis para más tarde. Las manecillas del reloj no se paran por ti,ni por mí,  ni por nadie. Haz lo que te guste, sin herir, sin humillar, sin imponerte. 

            Yo creo que simplemente, ¡Vive¡. ¡Siente¡. ¡ Escapa de las rutinas impuestas por las sociedades realistas y en vías de extinción¡. Sé tú y tu propia evolución, tu propia creación. ¡Herejía¡. 
 Planea por tus mundos mágicos, aunque tengas que volver a tus zonas de confort a pernoctar. A recogerte y rumiar tu día. A volver a disfrutarlo hasta que te quedes dormido, dispuesto a un día más de vida.

Es una reflexión, soy demasiada analítica a veces. Lo sé.

              Pero decidas lo que decidas, decídelo tú. Tú, y nadie más que tú. Sin herir, sin dañar, respetando el espacio de los demás. Pero respetando el tuyo primero. 
Desde tu egocentrismo benévolo y humano. 

            Vivimos en sociedad, es verdad, pero si avanzamos y bajamos nuestras expectativas sobre los demás, creo que no es tan difícil de  conseguir. 
Las pequeñas cosas, los momentos contigo mismo, son pequeñas dosis de felicidad que habitualmente, ni nos paramos a mirar. 
Decíos a vosotros mismos "Stop", voy a mirar esta flor, este árbol, este paisaje en explosión de colores de primavera. Es un resurgir, un nuevo comienzo. El ayer quedó atrás y el mañana, ¿ quién sabe?. El hoy es lo que de verdad te pertenece. Descúbrelo en tu día a día. Date esa oportunidad, no te dejes escapar.

                 Feliz fin de semana. Sed felices. No hace falta demasiadas cosas para conseguirlo. La sencillez, esa es la herramienta. Y la música, y los colores, y las sonrisas. Y hacer felices a los demás...

                 No permitas que otros recorran el sendero por ti. Podrán recorrerlo contigo,                      pero nadie puede hacerlo por ti. Acéptate y acepta tus acciones. Sé dueño de 
                 tus pensamientos. Exprésate cuando te hayas equivocado y pide disculpas. 
                Conoce tu sendero en todo momento. Para ello debes conocerte por dentro y                   por fuera, aceptar tus puntos fuertes y tus flaquezas, y crece cada día con                           honestidad, integridad, compasión, fe y hermandad.

                                                                                                                        TECUMSEH